INCERTIDUMBRE, MOTOR DE INNOVACIÓN

Los acontecimientos, en ocasiones, nos llevan a escenarios imprevistos e inimaginables. ¿Pueden ser éstos propicios para la innovación exitosa de los negocios?

Un terremoto hace tambalear los cimientos de la economía y de nuestra sociedad. La actual crisis sanitaria, desencadenada por la espectacular y virulenta propagación del COVID-19, nos está cuestionando tanto a nivel empresarial como personal. ¿Persistirán las empresas que conocemos? ¿Habrá algún sector que salga reforzado? ¿Podrá nuestra sociedad recuperar el nivel de riqueza previo? ¿Cómo trabajaremos en un futuro? ¿Cómo se alterará nuestra escala de valores?

Ahora, en el ojo del huracán, son diversas y, me atrevería a decir, aventuradas, las previsiones de evolución. Desde la caída del 1% del PIB mundial para 2020 pronosticada por PWC o el 1,3% de Goldman Sachs, hasta la caída del 5,5% de Morgan Stanley. Sobre la evolución futura también se suceden las hipótesis tanto de briosa recuperación en “V” hasta los escenarios más pesimistas de recuperación en “L”. En cualquier caso, la lógica nos lleva a pensar que habrá notables diferencias de evolución tanto entre territorios como entre sectores.

Alguno de los informes que tratan de predecir la evolución diferenciada por sectores y áreas geográficas es el publicado por Deloitte. En él se observa claramente el impacto diferencial. Para el caso español, la consultora prevé una más rápida recuperación del retail y la hostelería que de los viajes o el turismo.

¿Cómo será el futuro?

Siendo consciente de la difícil tarea de predecir las tendencias que pueden afectar a los negocios, fruto de la observación y el intercambio de opiniones con decenas de profesionales altamente cualificados en los últimos días, me animo a apuntar algunos de los vectores de cambio que creo marcarán la evolución futura.

1. Se reforzarán y apoyarán sectores de actividad ahora considerados críticos por parte de los estados tales como el sanitario, el alimentario o el textil. La emergencia que vivimos pone de manifiesto la criticidad de determinadas actividades, esta circunstancia debería ser palanca para el despliegue de políticas públicas de apoyo y seguramente desencadenarán una conciencia colectiva proclive a la defensa de los mismos.

2. A medio plazo, se intensificará el ahorro por parte de los particulares. Si bien se avecina a corto plazo el desplome de las rentas, es probable que en el momento que estas se recuperen, los ciudadanos sean más proclives a considerar el ahorro como destino prioritario de una parte significativa de la renta disponible. Si esta hipótesis se confirma, ralentizará el crecimiento del consumo y puede hacer aflorar oportunidades en el entorno financiero.

3. La escala de valores y prioridades de los consumidores cambiará. El consumo será más selectivo y probablemente se priorice el consumo de productos origen local. El consumidor probablemente tome conciencia y priorice determinados atributos (tangibles y no tangibles) en sus decisiones de compra tales como el origen del producto, la responsabilidad social de las compañías, las buenas prácticas, la salud…

4. Se intensificará toda actividad que haga uso de medios digitales tanto para la adquisición de productos como para la prestación de servicios. El confinamiento ciudadano ha supuesto para muchos colectivos una verdadera “inmersión digital”. El contacto remoto con otros, el ocio, el trabajo, la formación… se han visto condicionados por la disponibilidad de las herramientas y conocimientos adecuados. Nuestra sociedad ha acelerado el proceso de transformación digital que modificará gran parte de nuestros hábitos en el corto plazo.

5. El transporte se verá seriamente afectado a largo plazo. Los vuelos comerciales internacionales se han reducido un 90%. La recuperación no será inmediata, especialmente en el tráfico internacional, al mismo tiempo, se valorizará todo lo relacionado con la eficiencia de la logística capilar, tan relevante en los procesos de aprovisionamiento y los vinculados con el comercio electrónico.

6. La recuperación del turismo será tardía anticipándose el crecimiento del turismo interior. No todos los países se encuentran en una misma situación en relación a la evolución de la pandemia. Este hecho bloqueará gran parte de la actividad turística en 2020 y seguramente condicionará la campaña de 2021. Los paulatinos levantamientos de las medidas de aislamiento y las restricciones al turismo internacional, pueden hacer repuntar anticipadamente el turismo nacional.

7. Cambio radical en la forma de organizar el trabajo, el aprendizaje y el tiempo libre. Sin duda, uno de los cambios personales más significativos de las últimas semanas ha sido experimentar la inmersión en el entorno digital como medio para mantener el contacto con el exterior, trabajar, disfrutar de momentos de ocio, aprender… Este cambio sociológico ha venido para quedarse e impregnará aún más la forma de relacionarnos con los demás en el futuro.

8. Probablemente se alterarán los poderes geopolíticos. Ante la actual situación, la respuesta de las distintas sociedades está siendo muy diversa. Países como España, con un altamente reputado sistema sanitario, alcanzarán cifras récord en fallecimientos, impactando en la imagen como país. La respuesta China previsiblemente reforzará su posición global. Este nuevo escenario modificará el atractivo comercial de los mercados internacionales.

En cualquier caso, el futuro aún no está escrito. De lo que hagamos ahora depende en gran medida como sea la evolución colectiva y la nuestra en particular.

¿Cómo afrontar el futuro?

Algunas organizaciones dan orientaciones para los líderes empresariales sobre la forma de afrontar el periodo de incertidumbre que vivimos, pero más allá de éstas útiles recomendaciones, me cuestiono, ¿podrá ser precisamente esta situación fuente de oportunidades empresariales o profesionales?

La situación actual y como afrontar el futuro, me han hecho recordar el excelente libro de Pedro Nueno, Otto Kalthoff e Ikujiro Nonaka “La Luz y la sombra” . La obra presenta la forma de afrontar los procesos de innovación en empresas de distintas culturas. Desde las estrategias de la innovación incremental de las empresas japonesas a las experiencias de innovación disruptiva explotada por las compañías americanas.

En dicha obra, tras el análisis riguroso de múltiples casos en entornos sociales y culturales distintos, se presentan los denominados principios universales de la innovación, agrupados en tres ejes marco: saber, visión y comercialización.

Adaptado de “La luz y la sombra” (1998, Kalthoff, O; Nonaka, I; Nueno, P)

¿Cuál será el modelo más adecuado en un entorno tan incierto como el actual? ¿Qué enseñanzas podríamos extraer para poderlas aplicar en nuestro ámbito y realidad más cercana?

Fruto de la reflexión personal sobre como identificar, explorar y aprovechar eventuales oportunidades de crecimiento personal y profesional, comparto algunos principios básicos rectores que considero de utilidad.

Salir de la zona de confort.

La situación actual nos fuerza a cambiar de hábitos, aventurarnos en territorios desconocidos que nos producen inseguridad, en definitiva, salir de nuestra zona de confort. Debemos tomar conciencia que este territorio inexplorado puede ser un espacio de crecimiento personal, para ello es preciso un cambio de actitud personal.

Quejarnos no nos aporta nada valioso.

Aprendizaje orientado.

El escenario actual nos ofrece múltiples alternativas de aprendizaje. La difusión masiva de contenidos digitales y gratuitos y la creación de plataformas específicas de formación con modernas técnicas pedagógicas, unidos a la mejora de conectividad nos ofrecen un amplio abanico de oportunidades. Es importante ser selectivo y orientar el proceso de aprendizaje a un propósito concreto.

Análisis del entorno.

La actual situación y su evolución futura puede hacer aflorar oportunidades que debemos tratar de identificar y evaluar. Aparición de huecos de mercado por no adaptación de modelos de negocio, la aparición de nuevas necesidades, los cambios en las prioridades de clientes y de la sociedad y la propia evolución de los hábitos de ésta, son algunas de las líneas de investigación que deberíamos seguir.

Creación y fortalecimiento de alianzas.

Conscientes de nuestras limitaciones, deberemos procurar el establecimiento de alianzas caracterizadas por tres principios rectores: complementariedad, lealtad y visión y valores compartidos.

Poner foco.

No debemos caer en la dispersión. Si bien los profundos y difícilmente predecibles cambios pueden hacer aflorar múltiples alternativas para nuestro futuro profesional o personal, no deberíamos caer en la dispersión. Por ello, sugiero establecer un procedimiento ágil de evaluación y selección de alternativas. Aspectos tales como el tamaño del mercado, el potencial de compra, la afinidad con nuestros conocimientos o experiencias previas, pueden ser algunos de los criterios de aplicación.

6 comentarios sobre “INCERTIDUMBRE, MOTOR DE INNOVACIÓN

Agrega el tuyo

  1. Excelente pots Miguel Angel. Los cambios, y su correspondiente necesidad de adaptación, van a ser realmente importantes y, alinedos probablemente en muchos de los aspectos que comentas.
    Por tanto, esta adaptación, la debemos enfocar (poner el foco), sin duda como oportunidad.
    Un abrazo y cuidaos mucho!
    Antonio

    Me gusta

  2. Miguel Ángel, muy acertado análisis de cómo será el futuro en esos ocho puntos que destacas a pesar de la incertidumbre del momento. Si a todo esto le sumamos el impacto que va a tener en todos los ámbitos el cambio de comportamiento humano como consecuencia de la pandemia, probablemente estemos asistiendo al inicio de una nueva era. Claro que el olvido humano también es un factor a tener en cuenta. Mi esperanza todavía en el ser humano me hace pensar que este cataclismo sirva para ser mejor individualmente y sobre todo colectivamente. En fin ya iremos actuando y viendo. Gracias por compartir tus reflexiones y un abrazo

    Me gusta

  3. Gracias Miguel Ángel, un análisis muy completo y buenas pistas para este futuro incierto. Las circunstancias nos obligan a mejorar como personas y como profesionales. Aunque nos empeñemos en cometer nuevos errores, creo que vamos a un mundo mejor.

    Me gusta

  4. Muchas gracias Miguel Ángel.

    Una reflexión muy centrada, en estos momentos de hiperinformación. En nuestro sector Agrotech, en concreto, veo algunas amenazas fruto de la contracción de toda la economía y del retraimiento de las inversiones, pero por otro lado veo una oportunidad enorme para crecer en la digitalización de las explotaciones y para los avances en la teledeteccion ante las restricciones de movilidad.

    Enhorabuena a por el artículo

    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: